Exposición Alcazar del Genil. Granada 1997

EXPOSICIÓN ALCAZAR DEL GENIL. Granada 1997.
Carmen Casas abre las exposiciones de autores jóvenes en Alcázar del Genil.
La muestra, de materiales reciclados, estará hasta el 28 de octubre de 1997
La joven pintora granadina Carmen Casas ha sido la encargada de abrir el ciclo de  exposiciones que desde la Delegación de Cultura de la Junta se llevará a cabo durante todo el  año. “Ha sido un lujo contar con la artista para esta nueva actividad”, afirma Enrique  Moratalla, titular de la institución. La muestra que presenta la creadora bajo el título la  madre tierra y sus frutos ha sido realizada en su mayor parte con material reciclado y en  defensa de la naturaleza. Estará abierta hasta el 28 de octubre.


“Es la mía una propuesta en defensa de la naturaleza desde el punto de vista del Arte”,  afirma la joven pintora granadina Carmen Casas, que inauguró el pasado jueves la exposición  titulada La madre tierra y sus frutos en la sala de exposiciones del Palacete de Alcázar del Genil
(…).
Este equipamiento ha sido destinado recientemente por Enrique Moratalla, delegado  de Cultura de la Junta de Andalucía, para la exhibición de la obra de artistas noveles. Ciclo para  el que un jurado ha elegido a la creadora como pionera. “la selección ha sido dura, pero ella  dio la talla” recalca.
Carmen Casas ha presentado en esta ocasión alrededor de una veintena de obras de  diferente formato en las que, como es tradicional, la artista plasma sus sentimientos y
emociones, así como son consecuentes con el compromiso del ecologismo como filosofía. “Utilizo para ello todos los materiales de desecho a mi alcance y los convierto en algo que  pretende ser bello y útil para el espíritu”, comenta.
En las creaciones de la artista hay varias constantes como son, colores fuertes, con un  gran predominio del rojo y el azul, y la representación del mundo vegetal que le fascina “Me  encantan los árboles”, precisa.
Para la artista, que ejerce como profesora de dibujo tras licenciarse en Bellas Artes, es  una necesidad pintar cada día, como también lo es utilizar recortes de papel, retales de
madera, trozos de bañadores, mamparas, posavasos o invitaciones. Materiales pequeños e irregulares que dan un nuevo aire a sus cuadros y que hacen que no haya dos piezas iguales.
(…)
LOLA PRIETO.
Ideal. Sábado 11 de octubre de 1997.

Comments are closed.